Monday, January 4, 2016

Recompensa a tu cuerpo.

Solía ser de esas que dicen "como ya hice ejercicio, puedo comer lo que sea". Totalmente equivocada. 

Si, es de gran importancia y ayuda recompensarnos a nosotros mismos, pero hay que saber hacerlo.

El sábado me recompense a mí misma por haber hecho yoga dándome un bonito manicure en casa. Limé, pulí y pinte mis uñas de la manera que a mí me gusta y me sentí súper bien. Hoy acabo de hacer ejercicio y lo primero que pensé es que mi cuerpo necesita un vaso enorme de agua como recompensa por lo que acabo de hacer. 

Una recompensa normalmente se refiere a algo que te beneficiará, y ¿por qué no darle eso a nuestro cuerpo? Un baño caliente, una comida saludable, un auto masaje, tu té favorito; por lo menos yo siempre buscaba la manera de recompensarme después de hacer ejercicio y hoy me queda claro que la mejor manera de hacerlo es pensar en mi salud y bienestar. Una recompensa no es algo que te haga mal, sino todo lo contrario. 

Que mejor recompensa que nutrir tu cuerpo, interna y externamente.

No comments:

Post a Comment